Muros

El aparejo de los muros de piedra era básicamente de dos tipos.
  • De piedra corriente unida con mortero de barro y otras sustancias. Hay evidencias de que estas construcciones (que son mayoría en Machu Picchu) estuvieron enlucidas con una capa de arcilla y estuvieron pintadas (en colores amarillo y rojo por lo menos) aunque la temprana desintegración de los techos las hicieron vulnerables a la permanente lluvia de la zona y, por lo tanto, no se han conservado.
  • De piedra finamente labrada en las construcciones de élite. Son bloques de granito, sin enlucido y perfectamente tallados en forma de prismas rectangulares (paralelepípedos, como los ladrillos) o poligonales. Sus caras exteriores podían ser o bien almohadilladas (es decir, protuberantes) o bien perfectamente lisas. En estos casos la unión de los bloques parece perfecta y ha hecho decir a muchos que no tiene ningún tipo de cemento; pero de hecho sí lo tienen: es una fina capa de material aglutinante se encuentra entre piedra y piedra anque es invisible por fuera. El esfuerzo de estas realizaciones en una sociedad sin herramientas de hierro (sólo conocían el bronce, mucho más blando) es notable.
Wayrañan ...der Weg des Windes !!!